sábado, 8 de junio de 2019

Falta de humildad



Toca post personal... Y es que quiero contar un par de cosillas que me han ocurrido estos últimos días, nada del otro mundo, pero no dejan de ser vivencias mías, reflexiones...
Yo no me considero una persona soberbia, no alardeo de mi, de mis acciones. Pienso que en esta vida hay que ser humilde y saber reconocer cuando uno se equivoca y aprender. Y claro, cuando me encuentro personas que no lo son tanto, será por eso que me molesta bastante. Más cuando me pueden hacer quedar mal a mi...

El caso es que una sobrina  me pidió que le hiciera un diseño. Se trataba de un complemento para un regalo que quería hacer a alguien especial para ella por cierta fecha. Bien, pues yo empecé mi trabajo, descargué una plantilla que necesitaba, ya que se trataba del patrón de una caja, para montarla. También debía hacer un dibujo basado en un muñeco....etc...

Bien, yo hice mi trabajo y lo envié por correo electrónico a la copisteria que mi sobrina me indicó. Debo aclarar que ella vive en otra ciudad y el tiempo apremiaba. El caso es que yo envié mi trabajo en dos formatos, .jpg y .pdf. Con los perfiles de color incrustados y tal....

Cuando mi sobrina me enseña lo que le imprimieron, me llevé las manos a la cabeza, ¡OMG! La imagen toda desparramada, partes desaparecidas por arte de magia... A mi sobrina le hablaron no con demasiado tacto ni educación... Después se disculparon, pero esa no es la forma de actuar con una persona, y encima cliente.

¿Que hice yo? Pues comprobar los archivos y llevarlos yo mismo aquí donde vivo a imprimir también. Tanto el .pdf como el .jpg se imprimieron sin problemas, perfecto todo. ¿Entonces? Pues está claro que el problema lo tuvieron ellos con alguna de sus máquinas. Además consulté con un amigo que trabajó años en imprenta y también me dijo que no entendía como eso salió así, que también ve bien claro que la culpa no fue mía, que yo hice bien mi trabajo....

A mi sobrina le preguntan: ¿Con que programa ha hecho esto tu tio?? Jajaja.... A ver, una persona puede utilizar tal o cual programa, el más famoso o lo que sea... y no  hacer bien el trabajo ni exportarlo finalmente en condiciones. ¿Entonces? Pues por hacerse los interesantes y sabios, está claro. No querían reconocer que metieron la pata, y eso es falta de humildad y profesionalidad.

Muy al contrario, yo en cambio, como ya he dicho, fui a imprimirlo, por comprobar que yo no había metido la pata, que por supuesto podría ser, y si así fuera, pues lo admitiría y aprendería.

Pero esta gente no, y para colmo al día siguiente recibo un e-mail.... en respuesta al mío donde les envié los archivos e indicaciones bien claras, incluso gráficas, con sus flechitas.... y...¡el teléfono de mi sobrina! Por que así me lo pidió ella... Pues bien, me envían en ese mensaje  (respuesta a al mío) un mensaje diciendo que ya tienen eso hecho (correctamente), que avise a mi sobrina, que no apuntaron el teléfono, jajajajajajaa ¡me meooooooooooo!! Les respondo diciendo que ya la he avisado pero que miren bien el propio mail al que están respondiendo (mi e-mail aparece en su propio mensaje, jajá), que ahí ya les dejé el teléfono  de mi sobrina XD

En fin, que "tu tio tu tio patatín y patatán... que aprenda, nosequé...que lo que se ve en pantalla no es lo mismo que se imprime" ... ¿no me digas??????? A ver, que varíen los colores, bien.... Pero no el desastre que hicieron, que sigo sin entender como paso eso... Y mi amigo, el que trabajó en imprenta también dice que no lo entiende, que precisamente un .pdf es lo que ves es lo que hay... es uno de los puntos de los .pdf...para eso se crearon en parte. Y de todas formas, si tenían problemas con el .pdf, les envié como ya he dicho, el .jpg con perfiles de colores incrustados.

Así que ¿tenía que quedar yo como el que metió la pata cuando no lo fui? Pues no me da la gana... Al menos no de cara a mi sobrina, porque a ellos ya no les dije nada, me quedé con las ganas, pero lo hice por mi sobrina, me aguanté.




Otro caso es referente a un software y al ayuntamiento. Un amigo tiene una papelería y utiliza un software para gestionar todo. El caso es que uno de sus clientes (el ayuntamiento) exige ya la factura electrónica. Bien, hasta aquí no hay problema, ya que su software las genera, y las genera correctamente.

Pero el ayuntamiento se las rechazaba porque no les salía en pantalla cierto dato en cierto campo como ellos querían... Vamos, caprichitos.... Porque esto tiene su normativa, la cual me bajé de Internet y comprobé que los ficheros que genera el software de mi amigo eran correctos. Y así es, todo correcto y en su versión actual.

Después de realizar algunas comprobaciones más, como comprobar el archivo .xml (que es el formato de las facturas) y comprobar los campos, el contenido.... Determiné que todo estaba bien y que por ende, el problema estaba en el software del ayuntamiento, que además hay datos que los cortaba, cuando en el archivo .xml generado, no están cortados. Bien, así se lo dije a mi amigo... Y ahí quedó la cosa hasta que...

Unos días después coincido en la papelería con mi amigo y con un encargado del software en cuestión para ayuntamiento, estaban tratando el tema. ¿Y que pasó? Pues que el hombre confirmó lo que yo he dicho antes, el problema está en el software del ayuntamiento, que no está actualizado... Y siguen sin actualizarlo... Ahí ya, pues se puede pensar que es tema de dinero o que los que lo hacen no lo tienen hecho, o el motivo que sea. Y nos indicó una manera de salir del paso... donde digo manera quiero decir chapuza. Mientras no actualizan el software...

El caso es que los del ayuntamiento no admitirán jamás que están errados y que el problema es  suyo. De nuevo, falta de humildad y profesionalidad. Pero claro, ellos tienen la razón, como no... Y hay que tragar, si quieres cobrar... ¡Puaj!!


Y nada, pues ya me he quedado a gusto contando este par de anécdotas, ahora vas y lo cascas...



No hay comentarios:

Publicar un comentario